La Enfermedad

Impacto económico de la ileítis


Impacto económico de la ileítis

El impacto económico de esta enfermedad se produce por las pérdidas de productividad que ésta conlleva.

Haz clic y descubre las causas.

Aspectos destacados:

  • En base a una encuesta realizada a veterinarios de porcino, el valor de las pérdidas en productividad y el aumento de los costes sanitarios en los cerdos afectados por ileítis en la fase de cebo se estimó en 4,65 $ USA por cerdo comercializado.
  • En base a los resultados de estudios realizados del tipo caso- control, así como los de infecciones experimentales, el valor estimado de las pérdidas de productividad causadas por la ileítis en la fase de cebo osciló entre US $ 5,98 y US $ 17,34 por cerdo comercializado.
  • El coste de la desigualdad en el crecimiento causada por la ileítis hace que sea más difícil alimentar y comercializar los animales, lo que también aumenta el coste asociado a la enfermedad.
  • El dinero gastado en intervenciones sanitarias, tales como vacunas, antimicrobianos, servicios veterinarios y pruebas diagnósticas, debe sopesarse contra el beneficio de reducir las pérdidas de productividad causadas por la ileítis.

La enfermedad


No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

L. Intracellularis tiene mecanismos infecciosos específicos y generalmente se presenta durante la fase de engorde del cerdo.

Los cuadros clínicos de la ileítis son distintos de acuerdo a la forma en la que se presenta la enfermedad: aguda, clínica o subclínica.

El diagnóstico de la ileítis implica considerar cuatro factores importantes.

Los primeros brotes de la enfermedad deben ser tratados al instante para no tener pérdidas económicas considerables.

La mejor forma de prevención depende de las características específicas de cada granja.

Los estudios demuestran que casi todas las poblaciones de cerdos son propensas a la presencia de Lawsonia Intracellularis.

La prohibición del uso de antibióticos como promotores de crecimiento ha traído como consecuencia cambios en cómo tratar las enfermedades de los cerdos.