La Enfermedad

Prevención de la ileítis


Prevención de la ileítis

La mejor forma de prevención depende de las características específicas de cada granja.

Conoce la mejor opción para controlar la ileítis.

El gran secreto para un control efectivo de la ileítis es la prevención basada en la exposición controlada de los animales a L. intracellularis, sin que se produzca enfermedad o que esta sea mínima, permitiendo el desarrollo de una respuesta inmune protectora.

La buena noticia es que esta inmunidad durará hasta la edad de sacrificio, y que estos animales no tendrán recaídas de la enfermedad.

La mala noticia es que estas exposiciones controladas son más fáciles de decir en teoría que de realizar en la práctica. En otras palabras, no es una tarea fácil de realizar, ya que cada población puede tener diferentes cinéticas de infección dependiendo de:

  • El flujo de los cerdos
  • Las instalaciones
  • El tipo de suelo
  • La densidad de los cerdos
  • etc.

A continuación, se describen los protocolos antimicrobianos y vacunales disponibles para controlar los brotes agudos y la enfermedad crónica o subclínica que representa el segundo escenario en base a la presentación clínica de la enfermedad en una población.

La enfermedad


No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

L. Intracellularis tiene mecanismos infecciosos específicos y generalmente se presenta durante la fase de engorde del cerdo.

Los cuadros clínicos de la ileítis son distintos de acuerdo a la forma en la que se presenta la enfermedad: aguda, clínica o subclínica.

El diagnóstico de la ileítis implica considerar cuatro factores importantes.

Los primeros brotes de la enfermedad deben ser tratados al instante para no tener pérdidas económicas considerables.

Los estudios demuestran que casi todas las poblaciones de cerdos son propensas a la presencia de Lawsonia Intracellularis.

La prohibición del uso de antibióticos como promotores de crecimiento ha traído como consecuencia cambios en cómo tratar las enfermedades de los cerdos.

El impacto económico de esta enfermedad se produce por las pérdidas de productividad que ésta conlleva.