La Enfermedad

Tratamiento de la Ileítis


Tratamiento de la Ileítis

Los primeros brotes de la enfermedad deben ser tratados al instante para no tener pérdidas económicas considerables.

Descubre la mejor forma de controlar la ileítis.

Hay dos escenarios distintos que deben considerarse en relación con la presentación clínica relevante de ileítis en una explotación.

Forma aguda

El primer escenario es cuando se produce un brote con signos clínicos apreciables caracterizados por diarrea y mortalidad. Esta situación se observa principalmente en granjas con la forma aguda o hemorrágica de la enfermedad. Cuando se confirma el diagnóstico de la enfermedad, en base a los hallazgos clínico-patológicos, se debe usar un protocolo agresivo de medicación. Los animales enfermos tendrán que ser medicados mediante inyección con medicamentos antimicrobianos efectivos. Además, todo el lote de animales debería recibir medicación en agua con antimicrobianos durante un periodo de cinco a siete días y ser posteriormente reevaluados. Con frecuencia, es necesario mantener un tratamiento de seguimiento con antimicrobianos en pienso durante otras dos semanas.ados. Con frecuencia, es necesario mantener un tratamiento de seguimiento con antimicrobianos en pienso durante otras dos semanas.

La enfermedad


No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

No se sabe mucho sobre la epidemiología de la L. Intracellularis.

L. Intracellularis tiene mecanismos infecciosos específicos y generalmente se presenta durante la fase de engorde del cerdo.

Los cuadros clínicos de la ileítis son distintos de acuerdo a la forma en la que se presenta la enfermedad: aguda, clínica o subclínica.

El diagnóstico de la ileítis implica considerar cuatro factores importantes.

La mejor forma de prevención depende de las características específicas de cada granja.

Los estudios demuestran que casi todas las poblaciones de cerdos son propensas a la presencia de Lawsonia Intracellularis.

La prohibición del uso de antibióticos como promotores de crecimiento ha traído como consecuencia cambios en cómo tratar las enfermedades de los cerdos.

El impacto económico de esta enfermedad se produce por las pérdidas de productividad que ésta conlleva.